La Dirección General de Cultura y Educación bonaerense aprobó una resolución con un nuevo régimen académico del nivel primario: a partir de 2015, en la provincia de Buenos Aires, no existirán más losaplazos, los niños podrán adeudar materias y el boletín de calificaciones será la «libreta de trayectoria».

La provincia implementará en todas las escuelas primarias un nuevo sistema de calificaciones y aprobaciones de materias con un régimen de promoción acompañada y una reducción de la escala de calificaciones que irán del 4 al 10 «en la búsqueda de un sistema proactivo que reemplace los premios y castigos por los derechos y las responsabilidades».

La resolución 1.057 de la Dirección de Educación y Cultura bonaerense propone que los seis niveles del primario se dividan en dos bloques de tres años cada uno, en los que los docentes puedan interactuar para lograr que los alumnos se apropien de los conocimientos en los que fallaron sin tener que repetir de grado.

En este sentido, establece las calificaciones de «Regular», «Bueno» y «Muy bueno» para primer, segundo y tercer grado. El regular es desaprobado.En tanto, para el segundo bloque -cuarto, quinto y sexto grado- el régimen de calificación irá de 4 a 10, donde 4, 5 y 6 equivale a desaprobado.

Nora de Lucia, directora general de Educación bonaerense, explicó que los cambios tienen el aval de los docentes y del Consejo Federal de Educación. «Priorizamos el saber y no la nota», justificó. Con el propósito de ofrecer a los niños espacios de evaluación de su desempeño y de identificación de lo que falta aprender, el nuevo diseño curricular apunta a no «estigmatizar».

Fuentes del área educativa provincial señalaron que en este caso «se establece una escala más aceptable ya que la anterior (de 1 a 10) tenía 6 niveles de desaprobación y 4 de aprobación, lo que generaba distorsiones en la definición de qué es aprobar y qué es desaprobar».

«Hasta las teorías más ortodoxas reconocen que los sistemas de incentivo son más eficaces que los de castigo. La cuestión es salir de esta discusión: entendemos que los chicos tienen derecho de aprender y que la escuela tiene obligación de hacer que lo logren y no hay nada que no pueda ser cambiado si beneficia este aprendizaje», detallaron los voceros.

Karen Milessi