Esta casa se integra a una pendiente densamente urbanizada en la histórica zona suburbana de Vilnius, entregando una nueva calidad y estética. La estructura se presenta en contraste con la arquitectura circundante, sin embargo, sigue integrándose de buena manera a su contexto.

Un volumen de madera en forma de cubo se integra al paisaje poblado de pinos, conteniendo una serie de habitaciones de buen tamaño, especialmente diseñadas para una familia de cuatro.