El croata venció esta tarde a Tomas Berdych (7º) por 6-2, 6-4 y 7-6(4) luego de poco más de un hora y media. Será su primera semifinal aquí y segunda en Grand Slam ante Roger Federer (4º) o Gael Monfils (24º).

El número 16 del mundo aprovechó su saque para salir de los momentos difíciles (19 aces tuvo en total, con nueve en el último set), aunque fueron pocas las veces que estuvo contra las cuerdas. Solo en dos ocasiones perdió su saque después de cuatro oportunidades: una en el primer set cuando Marin tenía dos roturas de ventaja, y otra en el tercero, donde arranco 3-0 pero luego perdió la ventaja.

En el segundo parcial el checo ni siquiera tuvo oportunidades de romper. El entrenado por su compatriota Goran Ivanisevic (campeón de Wimbledon 2011 y semifinalista aquí en 1996) consiguió 46 winners, siendo letal en la primera mitad del partido con sus drives angulados y sus fuertes reveses paralelos que hacían inútil los intentos de Berdych en la red. 21 puntos ganadores nada más tuvo Tomas mientras que cometió 29 errores no forzados, siete menos que el vencedor.

La última veza que se habían visto también había ganado Cilic este año en la tercera ronda de Wimbledon. De todas maneras pierde el historial 4-5, con caídas incluidas en las definiciones de Rotterdam 2014 y Beijing 2011. Su mejor logro en torneos grandes había sido la semifinal que perdió en Australian Open 2010 (vs. Andy Murray). En cuartos de final en Nueva York se había quedado en 2009 y 2012, sin haber participado el año pasado.

En caso de tener que enfrentar a Federe el sábado buscará su primera victoria frente al cinco veces campeón, que lidera 5-0 y este año le ganó en Toronto. En este torneo se midieron en la tercera ronda de 2011. A Monfils tampoco pudo ganarle, aunque solo lo enfrentó en Paris 2009.

Por la parte alta del cuadro aparecen Novak Djokovic (1º) – que le ganó a Andy Murray (9º) por 7-6(1), 6-7(1), 6-2 y 6-2 – contra Kei Nishikori (11º) – verdugo de Stanislas Wawrinka (4º) por 3-6, 7-5, 7-6(7), 6-7(5) y 6-4. Ese historial está 1-1, con el último antecedente favoreciendo al japonés desde Basilea 2011.