Comenzó la votación en Estados Unidos: ¿Hillary o Trump?

Los candidatos de los dos partidos más importantes de Estados Unidos se enfrentan en estas históricas elecciones. Hillary Clinton, por los demócratas y Donald Trump, de los republicanos, buscarán suceder a Obama al frente de la Casa Blanca. Se esperan resultados muy parejos y cerrados en varios estados clave.

Sin dudas estas elecciones en Estados Unidos tienen un sabor especial: nunca en la historia reciente se vivió una campaña presidencial tan ofensiva, rodeada de polémicas y con un final incierto, pese a lo que predijeron las grandes cadenas de noticias de todo el mundo antes del inicio de las primarias.

Dos candidatos diferentes, de los dos partidos del establishment norteamericano irán por todo este martes, cuando cerca de 100 millones de personas decidan su presidente por los próximos cuatro años.

Hillary Clinton viene de derrotar a Bernie Sanders en unas disputadas elecciones primarias, donde el candidato socialdemócrata que prometía una “revolución política” en caso de triunfar le significó un dolor de cabeza a los estratos más altos del partido demócrata. Sin embargo, su victoria se vio condicionada desde el principio puesto que la gran mayoría de los superdelegados dieron su apoyo a la ex primera dama y Secretaria de Estado.

Del otro lado, Donald Trump, otro candidato antisistema, se impuso en el “Great Old Party”, el Gran Partido Viejo, según se autodenominan los republicanos, que no supieron postular a un líder alternativo a la figura polémica y excéntrica del magnate. Finalmente, el discurso populista y extremo de Trump se impuso con comodidad y ganó el apoyo de todo el partido, pese a sus escándalos y a los intentos de los demócratas de desprestigiar su imagen.

[Sigue las elecciones presidenciales minuto a minuto AQUÍ]

Los últimos meses, las descalificaciones en ambos frentes se intensificaron. Hillary apeló al pasado oscuro de Trump, ya sea por no cumplir con sus deberes de ciudadano al no hacer el servicio militar, no pagar impuestos, los escándalos sexuales y sus dichos ofensivos contra las mujeres, los latinos y los musulmanes.

Del otro lado, el arma más fuerte de Trump, fueron las gestiones de Clinton como secretaria de estado de Barack Obama, culpado de haber dejado crecer a Isis y de “fracasar” en Irak. Además, las últimas semanas, creció la polémica por el uso del correo electrónico personal de Hillary Clinton para enviar información clasificada, un delito que de comprobarse le puede traer muchos más problemas.

En cuanto a las encuestas, todo parece indicar un triunfo de Clinton por cinco puntos, mucho menos de lo que se creía al ganar las primarias demócratas. Este empate virtual le agrega más tensión a una campaña política que aún hoy continúa, con ambos equipos electorales trabajando minuto a minuto por atraer votos.

El ganador será aquel que logre al menos 270 electores. Los estados más importantes son, Florida, que entrega 29 representantes en el colegio electoral y posee una gran diversidad cultural; Georgia, un estado republicano tradicionalmente y Virginia, donde Obama triunfó en 2012. Ohio y Carolina del Norte son otros lugares a tener en cuenta. En Nueva York se impondría la ex primera dama.

Además de las fórmulas Clinton-Kaine y Trump-Pence, se presentarán:

-Por el partido Libertario: Gary Johnson (ex gobernador del estado de Nuevo México y William Weld, ex gobernador de Massachusetts.

-Por el Partido Verde: Jill Stein, médica en Massachusetts y Ajamu Baraka, activista y profesor en el distrito de Columbia.

Los comicios comenzarán a cerrar desde las 21 horas de Argentina, pero recién a la medianoche se tendrán resultados significadores.