Los vestidos de noche suelen ser sinónimo de elegancia y tienen muchas veces un significado especial. Por todo ello, tanto si debes elegir vestidos para ir a boda, bautizo, fiesta o una graduación, hay que tener el tipo de acto al que acudes para cada una de las ocasiones.

Vamos a ver una serie de aspectos que tienes que tener en cuenta en este tipo de consejos:

El color que vamos a utilizar

Uno de los factores de mayor importancia cuando hay que elegir un tipo de vestido elegante para la noche es el color de la piel. Por lo general, las chicas que tienen la piel blanca suelen lucir mejor los vestidos de noche que tienen colores brillantes como el rojo, el violeta, etc. En el caso de las pieles morenas, lo mejor es optar por tonos como el azul marino, el amarillo o el rosa.

El corte

El sentirnos cómodas es importante, por lo que antes de optar por un vestido de noche u otro, lo mejor es probarlo, andar con él y utilizar los accesorios que tienen en mente utilizar, de tal manera de que al final estés seguras que el corte que lleva va a ser favorecedor. En el caso de que todo esto te quede como quieres y te veas bien, podemos decir que estás ante un vestido que te viene como “anillo al dedo”.

El sitio de la fiesta

Todo depende del lugar y dónde se produzca el evento, por lo que siempre adquiere gran importancia tener la elección bien pensada, no va a ser lo mismo llevar un vestido largo en una ciudad que llueva que en una playa en la que haga bastante calor.

En las bodas merece la pena optar por un vestido largo, pues es más elegante, para los eventos de menor formalidad, como en el caso de los baby shower, es ideal elegir uno vestido a media pierna o que esté un poco por encima de las rodillas.

Muchas veces, cuando elegimos el vestido de noche se nos olvida la clase de evento, y lo cierto es que es importante de cara a saber el color que tenemos que llevar, pues en las bodas el blanco es un color que solo deben llevar las novias.

En las graduaciones todo va a depender de si eres tú la que se gradúa o si vas a la de otra persona. En el primer caso lo mejor es un vestido largo, o si eres invitada, los casuales son los más adecuados para los vestidos de noche.

El tejido

En este sentido, todo tiene bastante que ver con la climatología. Si tu evento se celebra en verano en una boda en la playa, lo mejor va a ser siempre elegir un vestido de noche que tenga unas telas vaporosas que hagan posible que respire la piel y sentirnos más frescas.

Si es en época invernal, lo mejor es pensar las posibilidades a la hora de optar por un vestido de noche que no haga que pasemos excesivo frío.

Combinación de los complementos

La importancia que tienen las joyas y demás complementos es evidente. Para dar mayor realce a las joyas que llevemos, debemos pensar que tendrán que destacar si el vestido no es recargado y meramente testimoniales si el vestido ya de por sí viene con multitud de ellos.

Por este motivo, las joyas tienen que ser un elemento más de nuestra elegancia. Podemos destacar por su gran atractivo a la pedrería, las joyas que tengan brillantes o los pendientes largos, los cuales pueden lucir sin que nos hagan parecer un árbol de navidad.

Algo importante que queremos subrayar es que las joyas, por lo general, son un acompañante, donde hay que optar por el clasicismo que otorga el oro, la plata o el nácar o la modernidad del minimalismo.

Todo va a depender bastante del estilo de la boda o del vestido que llevemos. Al final menos es más y como en el caso de los vestidos recargados, al igual que los complementos que se adhieren a la misma tela, hacen que con todo esto, no haga falta añadir más cosas.

La paciencia también es importante

Muchas veces, el vestido que nos gusta no lo vamos a encontrar en el color o talla deseada, va a ser muy caro o una serie de detalles no nos van a terminar por convencer del todo. Solo debes tener paciencia, buscar con bastante tiempo antes y pensar que es lo que nos gustaría para ese momento tan especial.

En este sentido, hay tiendas que pueden diseñarte uno tal y como tú deseas, a la medida, una opción interesante, puesto que las tiendas con frecuencia nos ofrecen cortes de lo más favorecedores a los cuerpos esbeltos, pero que muchas veces necesitan de unas adaptaciones a los diferentes cuerpos que tenemos las mujeres.