Graciela Ocaña presentó en la Justicia un análisis de 200 fotografías de la presidenta Cristina Fernández con diferentes joyas, solicitó la convocatoria de un tasador para poder valuarlas y pidió averiguar si fueron incluidas en sus declaraciones juradas.

La presentación se hizo ante el juez federal Sergio Torres en el marco de la causa judicial que se inició en diciembre pasado, por impulso de un particular, luego de que la revista Noticias difundiera una nota titulada «Las joyas de Cristina».

Ocaña precisó que con su equipo de colaboradores hicieron un análisis de las fotografías oficiales de los últimos cuatro años de la jefa de Estado y sugirió que se llame un «experto tasador» para que informe si «es posible determinar el material constitutivo y el valor de todos los bienes allí reflejados» para constatar si, de ser valiosos, fueron asentaos en las declaraciones juradas.

Según explicó, «las fotos que tenían joyas repetidas se descartaron. Pero se hizo un análisis descripto de ese material con el objetivo de colaborar con el juez para llevar adelante la investigación».

«Lo que me llamó la atención -dijo Ocaña- es que después de la aparición de la revista Noticias la Presidenta se empieza a despojar de joyas. Fue la única respuesta que tuvo. Pero creo que la presidenta debe dar una explicación a toda la sociedad».

Cuando se le preguntó si se ha podido saber si las joyas utilizadas pertenecen a la jefa del Estado o fueron prestadas, Ocaña respondió: «Si son prestadas se podría caer en otro delito porque la Presidenta no es una actriz para estar usando joyas prestadas».

Cristina Fernández «tiene dinero para comprarse la joyas, pero en las declaraciones juradas no están detalladas», añadió.

Tras hacer hincapié en «la ley 25.188, que regula la ética en el ejercicio de la función pública», el escrito presentado ante el juez Torres ofreció unas 200 fotografías «obtenidas en precisamente 92 eventos institucionales y sociales distintos en los que participó la Jefa de Estado entre los años 2011 y 2014».