Greenpeace cuestionó la pesca ilegal, no declarada ni reglamentada por barcos chinos que además  falsifican su tonelaje bruto, es decir su capacidad pesquera.
 
La organización ambientalista Greenpeace denunció la presencia de pesca ilegal por parte de barcos chinos en territorio africano. Anteriormente, ya había denunciado la sobrepesca de estos caladeros por flotas de bandera europea, coreana y rusa.
 
Greenpeace resaltó que «existen 74 pesqueros propiedad de cuatro compañías chinas que están pescando ilegalmente en caladeros prohibidos de África occidental y falsificando su tonelaje bruto, es decir su capacidad pesquera.» Indicaron además que «la mayoría de estos buques son arrastreros de fondo, uno de los artes pesqueros más destructivos y que más descartes genera».
 
A través de una investigación de cuatro años, entre 2000 y 2014, la organización pudo registrar 82 casos de actividades de pesca ilegal no declarada y no reglamentada,  que implican a los 74 barcos denunciados. Las embarcaciones se hallaron sobreexplotando territorios de Senegal, Guina, Guinea-Bisáu y Ghana, entre otras zonas.
 
«China está explotando ilegalmente los caladeros de África occidental. Sus barcos y sus compañías pesqueras están aprovechándose de la débil gestión y vigilancia de las autoridades africanas, en detrimento de los pescadores artesanales de esta zona y de las comunidades locales. Estas prácticas causan un enorme daño social, provocan la sobreexplotación las pesquerías y dañan el medio marino de la zona», denunciaron desde Greenpeace.