Luego de que El Colegio de Enfermeras chileno asegurara que el paciente sospechoso de ébola “saliera positivo” en un test rápido de malaria, la Presidenta Michelle Bachelet se refirió a la situación asegurando que “no ha llegado el ébola a Chile”.

La Presidenta sostuvo que “el sistema de salud chileno respondió de manera adecuada, se activaron todos los protocolos internacionales definidos para casos como éste” y agregó que “este episodio nos permite como Gobierno seguir mejorando y perfeccionando la respuesta del sistema de salud a casos como éste”.

También informó que se realizará un comité intersectorial presidido por el ministro del Interior con el objetivo de evaluar lo que sucedió ayer, además de establecer procedimientos para que todo el sistema de salud esté preparado ante la posible llegada del virus al país trasandino.

“Quisiera llamar a la calma a la ciudadanía, reiterar que a Chile no ha llegado el virus del ébola y que vamos a seguir tomando todas las medidas para proteger a la población y tener todo dispuesto para el caso eventual que llegara”, dijo.

En contraparte, el Presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats) del Hospital Barros Luco –lugar donde se recibió al sospechoso por contagio–, Luis Farías, aseguró hoy que el que el equipo que atendió a la persona presumiblemente infectada, no contaba con todos los implementos necesarios para evitar el contagio.

“Ayer se tomaron las medidas que se pudo, porque nosotros no contábamos realmente con los buzos que son aprobados por el ministerio de salud. Solamente se aplicó las medidas de seguridad de acuerdo a los implementos que nosotros teníamos, como guantes, protección y mascarilla”, aseguró.

El dirigente también manifestó que esta mañana se redujo la cantidad de público en un 30%, seguramente por encontrarse en una “suerte de psicosis”.