A partir del 31 de octubre los fabricantes de computadoras no podrán vender equipos con el antiguo sistema operativo instalado. Esto se debe a que el próximo 30 de septiembre se presentará la nueva versión, la cual  saldrá al mercado en el 2015.

Microsoft  dejará de suministrar copias del Windows 7 para los fabricantes de PC a partir del 31 de octubre. La disposición incluirá a las versiones Home Basic, Home Premium y Ultimate, mientras que la variante Professional se mantendrá un poco más.

Esto no significa que a partir de la fecha designada no se podrán conseguir equipos con el sistema operativo, sino que se venderán los instalados hasta ese momento. El tiempo que sigan en el mercado dependerá entonces del stock que produzca cada empresa.

Sin embargo, a principios de año el gigante tecnológico anunció que dejará de dar soporte general para el SO el 15 de enero del 2015. Pese a ello el término del soporte final se extenderá hasta el 14 de enero del 2020.

La decisión se encuadra en los deseos de la compañía de que sus usuarios opten por el Windows 8. Además a partir del próximo año se comercializará el 9, pero se presentará oficialmente el 30 de septiembre próximo.