La idea surge para poder contrarrestar un tipo de ansiedad que aflige a los que no pueden estar mucho tiempo sin un celular en la mano.

El producto se llama “NoPhone” y pretende imitar en peso y dimensiones a un Smartphone común. A simple vista parece ser uno. Sin embargo, carece de  aplicaciones, señal, wi-fi, y la capacidad de enviar y recibir textos y llamadas.

Su propósito en el mercado es funcionar como efecto placebo para aquellos que sufren cuando no tienen un celular en la mano. Este trastorno nuevo, nacido en épocas de la revolución tecnológica que experimenta la posmodernidad, ya está esparcido por cada rincón del planeta.

Esta nueva fobia yace en que el individuo posee un particular miedo a salir de su casa sin su celular, pues este funciona como una especie de “ordenador” en su vida diaria. Con la dependencia del dispositivo inteligente, el individuo se  subyace a la monotonía de la rutina. La idea del NoPhone es aparecer como un salvavidas; y evitar esa ruptura de la cotidianeidad cuando, por un descuido o un apuro, alguien haya olvidado su importantísimo compañero en casa.

A pesar de tener una página de internet y un pequeñísimo video de su demostración, todavía no sale al mercado. Además, existen dudas sobre la verosimilitud de este dichoso invento.

Julián Groppo