Continúa la emergencia climática en Chubut y aumenta la desesperación de las autoridades provinciales y equipos de brigadistas que desde hace varios días luchan las 24 horas por apagar el incendio que ya arrasó con 20 mil hectáreas de bosque y mató al vacuno de Cholila, el paraje El Turbio y el Cerro Radal. La única esperanza recae en las posibles precipitaciones del lunes.

Mucha gente fue evacuada pero la preocupación de las autoridades continúa porque el pronóstico no los beneficia. Para esta semana se esperan altas temperaturas y humedad, por lo que se deberá evitar que el fuego se extienda a más zonas. Ellos mismos habían anticipado que «solo la lluvia podía salvarlos» y declararon la «emergencia climática», pero el panorama está complejo.

El ministro coordinador de la provincia, Juan Garitano, afirmó que el gobierno provincial asignará un aporte de 15 millones de pesos para «paliar los gastos que están generando los siniestros» y anunció que se realizará «un análisis individualizado de cada uno de los productores para dar el acompañamiento necesario». Además, las personas afectadas por el siniestro «tendrán el respaldo y la cobertura para recomponer la situación».

Este incendio, provocado por un rayo que cayó el 15 de febrero, alcanza los 40 kilómetros en Cholila, equivalente a la Ciudad de Buenos Aires. Las llamas ya arrasaron con 20 mil hectáreas de bosque nativo y se cree que es el incendio más grande en 70 años. Las imágenes traen el fantasma de María Julia Alsogaray y los feroces incendios forestales de 1996, en Bariloche.

En aquel momento las llamas arrasaron con más de 15.000 hectáreas y la funcionaria menemista a cargo de la secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano fue llevada a juicio y recibió pena de prisión por su falta de reacción para evitar que las llamas consumieran todo. Por lo pronto, el gobierno provincial acciona para no repetir esta situación.