El cura se hallaba a cargo de un hogar para chicos judicializados, y fue procesado por el delito de abuso sexual simple agravado por estar «encargado de la guarda» de las presuntas víctimas y «por ser ministro de culto».

La Justicia mendocina procesó al sacerdote Fernando Yáñez  por el presunto delito de abuso sexual y lo embargó además por la suma de 20 mil pesos. Dirigía un hogar de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF) en el departamento de San Rafael, Mendoza.

El cura se hallaba a cargo de un hogar para chicos judicializados, ubicado en el distrito de Monte Comán, y fue procesado por el delito de abuso sexual simple agravado por estar «encargado de la guarda» de las presuntas víctimas y «por ser ministro de culto».

Además, la jueza Paula Arana, del primer Juzgado de Instrucción de San Rafael, ordenó un embargo de 20 mil pesos. La causa se originó en 2014, cuando uno de los jóvenes bajo su guarda denunció los presuntos abusos. El sacerdote negó los hechos e incluso cargó contra la DINAF, al asegurar que le «armaron» la causa por una deuda que él le reclamaba a la Dirección de Niñez, según fuentes del diario El Día.

Y remarcó: «Hay más de doce declaraciones de distintas personas, operadores del hogar, psicólogos y de los mismos chicos, donde todos niegan los hechos», expresó la magistrada en declaraciones a diario Uno de San Rafael. Con este procesamiento, el sacerdote quedó a un paso del juicio oral.