Hace unos días, se concedió al doctor David Tilman el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por su trabajo pionero para fundamentar científicamente el valor económico y futuro de la biodiversidad, que hace a los ecosistemas más productivos, resistentes y estables; esto lo ha llevado a estudios importantes en alimentación y productividad agrícola.

Su trabajo es uno de los más citados de la ecología moderna: “Es increíblemente importante, necesitamos saberlo porque vivimos en una época en que los humanos estamos haciendo que los ecosistemas sean muy simples, con muy poca biodiversidad. Nuestro trabajo muestra que esta gran pérdida tiene consecuencias muy significativas y a largo plazo, en la calidad de los ecosistemas y en cómo funcionan, lo que significa que no nos podrán dar los servicios que queremos de ellos, como agua limpia, almacenamiento de carbono, etcétera”.

El doctor Tilman explicó que hasta hace muy poco se creía que el funcionamiento de los ecosistemas venía determinado por unas pocas especies importantes, que las demás no eran relevantes, pero a partir de su investigación se vio que eso era un error. “El ecosistema funciona como una red y cuanta más variedad tenga, mejor funcionará. Debemos restaurar la biodiversidad”, asegura el galardonado en entrevista.

El jurado destacó que el premio otorgado en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación también contribuye a definir políticas basadas en el conocimiento científico y dirigidas al uso de la tierra y el balance del carbono a escala mundial, algo que ha tenido implicaciones en cuestiones prácticas de gran calado, como la producción de biocombustibles.

“Los biocombustibles no son la solución para nuestro problema de emisiones de gases de efecto invernadero”, afirma Tilman. “Hay muy pocas formas ventajosas para el medio ambiente de hacer biocombustibles, además de que éstos sólo podrían sustituir 10% de la gasolina que empleamos, así que nunca resolverían nuestro problema de emisiones”.