Si sos del mundo publicitario y las pretensiones que las marcas tienen te parecen excesivas puede que estés ante el movimiento correcto.  Si no lo sos y lo estas conociendo por primera vez tal vez sea necesario que te prepares para asombrarte.

El vandalismo creativo o brandalismo es un movimiento artístico que sustituye la contaminación visual de las marcas causada por la publicidad exterior. En lugar de los viejos carteles que animan al consumismo propone el arte como modo de incentivo visual.

Según los creadores de este movimiento  puesto en marcha en Londres la idea principal es recuperar el entorno visual para alejarlo del control corporativo y el estimulo agresivo de las marcas.

Como referencia legal el boicot artístico a la publicidad tradicional de marcas cuenta como motivo de inspiración a lo sucedido en Sao Paulo (Brasil) de prohibir la publicidad exterior en 2007 dado que fue considerada como parte de la contaminación visual al igual que el ruido o los gases.

El movimiento se fundamenta con el argumento de que cuando un consumidor compra una revista o navega en internet elige consentir la publicidad que el soporte contiene. En la vía publica, en cambio, los individuos no tienen elección.

Los creadores del vandalismo creativo aseguran que la respuesta por parte de la gente es positiva y que en los próximos pasos se intentara involucrar directores creativos de agencias aunque esto sea bastante más difícil, dado que muchos lo consideran peligroso para su status.

 Como referentes puede investigarse a Martin Ron en nuestro país y yendo a una escala mundial mucho más grande el talento de Bansky no puede pasarse por alto.

El vandalismo creativo ofrece nuevas alternativas de arte en las calles y propulsa a convidar creatividad para remplazar el constante estimulo de las marcas.

Federico Teixido