En Formosa, Huracán le ganó con justicia a Atlético Rafaela por 2-0 y se clasificó a la máxima instancia de la Copa Argentina. Mandarino puso en ventaja a los de Apuzzo y Ábila liquidó la cuenta en la segunda mitad, donde los de Parque Patricios marcaron una clara superioridad sobre la Crema. El miércoles próximo, en San Juan, se juega el título contra Argentinos Juniors o Rosario Central.

Huracán está pasando de mendigo a príncipe. Porque apenas hace un mes, perdía con Sportivo Belgrano 3-0 en su cumpleaños en el propio Ducó, estaba afuera de los puestos de ascenso y encima se quedaba sin técnico porque Frank Kudelka se bajaba del barco. De la mano del “bombero” Apuzzo, el Globo hilvanó cuatro victorias seguidas, volvía a soñar con la Primera División y hoy se inscribió en la historia de la Copa Argentina como el primer equipo del asenso en conseguir el pase a la final.

Pelota al piso y avance escalonado fue lo que propuso el equipo de Néstor Apuzzo en el inicio. Patricio Toranzo y Gonzalo Martínez como eje de juego para abastecer a un hambriento Ramón Ábila, que las pelea todas. Atlético Rafaela entró dormido, perdido en la cancha y padeció no hacer pie rápido.  El juvenil Cristian Espinoza encaró con velocidad entre dos, aguantó el trancazo y exigido sacó un remate que el arquero Esteban Conde despejó corto para dejársela servida a Germán Mandarino para marcar el 1-0 a favor de los de Parque Patricios.

Los de Sensini acusaron el golpe y salieron a buscar la igualad sin ideas y apelando con pelotazos a las espaldas del lateral izquierdo del Globo para enviar un centro al “desaparecido” Albertengo. Encima, los santafesinos tuvieron que meter dos modificaciones por las lesiones de Nicolás Orsini y Jorge Serrano. Los de Apuzzo se replegaron y apostaron a meter alguna contra fulminante.

El complemento fue todo de Huracán,  que le costó ampliar la diferencia, y casi termina goleando a un pálido Rafaela. El juvenil Espinoza emergió con gran figura por su velocidad y participó de todas las chances que tuvo el Globo para marcar el segundo. Habilitó a Toranzo, que casi la pone en el ángulo; también a Ábila y hasta tuvo la suya solo contra Conde. Estaba claro que si había un gol para los de Parque Patricios, participaría el canterano. Y así fue. Jugado la Crema en ataque, Espinoza dejó solo a “Wanchope” para que cruzara su remate y dejara a los de Apuzzo en la final.

Con el pase y un cheque por 1.100.000 pesos de premio en el bolsillo, Huracán debe esperar al ganador de la otra semifinal entre Argentinos Juniors-Rosario Central (juegan desde las 22:00), para saber a quien enfrentará el próximo miércoles en San Juan. El Globo se convirtió en el primer equipo del ascenso en disputar la final de la Copa Argentina.