La urbanización de las calles del entorno del antiguo Mercat del Born tiene el objetivo de dar respuesta a las necesidades y potencialidades que la activación del renovado edificio como Born Centre Cultural generará en el espacio público.

Se ha eliminado el tráfico de la calle Comerç en su tramo por delante del Mercat. Se configura un espacio de peatones en continuidad con el resto del barrio hasta los límites del Parque de la Ciutadella.

Se ha generado un vacío alrededor del edificio para responder a su monumentalidad. El pavimento es el elemento de conexión con la historia y la memoria del lugar.

El proyecto se ha definido con la premisa de propiciar la máxima diversidad de usos. Con la puesta en marcha del BornCC se intensificaran los usos existentes y aparecerán usos Nuevos. El espacio diáfano, la plataforma única y el carácter de plaza potencian esta diversidad.