Tras la agresión de un grupo de personas identificadas con agrupaciones de izquierda que sufrió el candidato a gobernador bonaerense del Frente Renovador, Felipe Solá, en la UBA, el dirigente dijo en Los Leuco que «no vio venir» el incidente, y que creyó que lo iban a «llenar de huevazos».

El diputado relató que estaban en una presentación sobre narcotráfico, pobreza y exclusión en la Facultad de Ciencias Económicas con el legislador Gustavo Vera y el líder de ECO, Martín Lousteau. «Cuando Martín estaba hablando después de Vera, vi que entraba mucha gente», relató Solá. Y agregó: «Tuve un sexto sentido, pensé que había algo raro. Pero igual no me la vi venir».

El exgobernador de Buenos Aires dijo que cuando le tocó hablar se paró, y ahí le empezaron a gritar ‘asesino’. «Honestamente creo que me iban a llenar de huevazos. No lo pudieron hacer porque hubo gente que se puso delante mío», aseguró. Y comentó que, en ese momento, escuchó que mencionaban la palabra Kosteki y Santillán.

Sobre el crimen de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, Felipe Solá remarcó que «puso la cara todo el tiempo». «La Policía me mintió a mí y le mintió al ministro», explicó el diputado. Y recordó: «El ministro renunció y yo jugué fuerte: lo nombré a Juan Pablo Caffiero en un momento tan terrible como en el 2002».

Además, Solá comentó que en Twitter se difundió que uno de los hombres que lo atacó era el hermano de Kosteki. El candidato se dirigió a él y su familia: «Al hermano lo mató o el cabo Alejandro Acosta o Alfredo Fanchotti. Nunca rehuí ninguna responsabilidad, aprendí todo lo que pude a manejar la Policía y cambié toda la plana mayor».

Por último, Felipe Solá remarcó que «está a disposición de la Justicia» y que «siempre esperó que lo citaran al juicio» por el asesinato de los piqueteros.