En un apasionante desempate, el estadounidense se impuso ante Kevin Kisner y Sergio García, y conquistó el trofeo disputado en el TPC Sawgrass. Además, gracias a su consagración en el torneo, escaló a la novena posición de la clasificación mundial. Por su parte, Tiger Woods se ubicó en la 69º posición tras un flojo rendimiento.

Hace muchos años no se veía un final tan emocionante en el torneo “The Players Championship” como el de esta última edición. Rickie Fowler, Kevin Kisner y Sergio García firmaron 276 golpes a lo largo de los cuatro días de juego, y llegaron al desempate donde se impuso el golfista de 26 años con un ajustado margen.

En la última tarjeta del torneo denominado el “quinto grande”, Fowler incluyó tres birdies y un eagle en los últimos cuatro hoyos, para una tarjeta de 67 golpes, cinco bajo par, lo que le permitió subir diez puestos hasta la cima de la tabla de posiciones. Más tarde, Kisner y García cerraron sus tarjetas de la última jornada con 69 y 68 golpes respectivamente. Por lo tanto, debieron definir al campeón en un desempate a tres hoyos.

En el primer hoyo, el 16, los tres jugadores realizaron 5 golpes (par). En el segundo, los dos golfistas estadounidenses consiguieron un birdie, mientras que el español realizó un par (3). En el 18, Fowler y Kisner volvieron a lograr el birdie pero García, quien había logrado el Players Championship en 2008, cerró su participación con otro par que lo dejó fuera de la lucha por el título.

Finalmente, los compatriotas norteamericanos tuvieron que jugar un hoyo final, el 17 precisamente, para dirimir el vencedor del torneo. Alli, Kisner dejó la pelota a cuatro metros de la bandera, mientras que Fowler la colocó a metro y medio. Kevin, de 31 años, falló el putt y le dejó la chance a Rickie quien embocó con serenidad y, de esa forma, logró su primera victoria en tres años dentro de la gira PGA.

Gracias al gran desempeño realizado en la última jornada, Fowler logró coronarse campeón del torneo más importante de su carrera hasta el momento y se adjudicó una suma de 1.600.000 de euros. Este título es su segundo triunfo en un torneo de PGA Tour tras haberse consagrado en el Wells Fargo Championship en 2012.

Además, el estadounidense subió cuatro posiciones este lunes en la clasificación mundial de golf y se instaló en el noveno lugar del ranking. De esta manera, regresó al Top 10 por primera vez desde enero de esta temporada e igualó su mejor ubicación histórica en el listado.

Por su parte, Tiger Woods completó su recorrido en el Players Championship con 72 golpes, para ubicarse en el 69º puesto, el peor en su carrera en este certamen. Además, sumó cinco dobles-bogeys, algo que le había pasado sólo en cuatro ocasiones, todas en 2011. Lo positivo es que volvió a completar cuatro rondas por segundo torneo consecutivo, algo que no hacía desde 2013.