El juez neoyorquino Thomas Griesa rechazó hoy la cautelar (stay) pedida por la Argentina para suspender el fallo que la obliga a pagarles a los fondos buitre en la misma medida que a los acreedores que aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010.

Griesa criticó con dureza la «retórica incendiaria» de la Argentina y exigió al Gobierno de Cristina Kirchner sentarse a negociar «urgentemente» con los representantes de los fondos buitre para encontrar una salida al conflicto antes del 30 de julio.

Según reportaron agencias internacionales de noticias, el juez de Nueva York dijo que no se pronunciará sobre los bonos en euros o yenes, tras escuchar a los abogados de los fondos buitre y a los del Gobierno.

El juez recibía este mediodía a representantes de los bancos e intermediarios financieros que, por decisión de ese magistrado, tienen bloqueado el pago a los bonistas que entraron en el canje de la deuda defaulteada de la Argentina, que se realizó en 2005 y 2010.

La audiencia, que inició a las 11:30 hora de la Argentina, contaba con la presencia como oyentes de los abogados del estudio que representa al país, Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP, y también de los patrocinantes de los fondos especulativos que encabezan el litigio, el NML Elliot.

El juez de Nueva York llamó a las partes a seguir negociando y el mediador Daniel Pollack convocó a una nueva reunión entre las partes para mañana a las 11 (hora local).