Los Rockets vencieron 128-115 a los Warriors como local y dejaron la serie 3-1 abajo en las finales de Conferencia Oeste. Harden fue el máximo anotador con 45 puntos, mientras que el cordobés Prigioni aporte 3 unidades y el miércoles deberán ganar como visitante para seguir en carrera.

Houston salió a jugar el encuentro como si estuviese herido en su orgullo luego de la dura derrota en el tercer partido, y pasó por arriba a su rival por primera vez en la temporada aunque sabe que dar vuelta la serie es una misión demasiado complicada.

Con parciales de 45-22. 24-37, 30-25 y 29-31 el conjunto de Kevin McHale lo derrotó 128-115 como local con la enorme actuación de James Harden que anotó 45 puntos, 5 asistencias y 9 rebotes en 40 minutos de juego, superando el record en finales que poseía el nigeriano Hakeem Olajuwon que había marcado 42 contra San Antonio en 1995. Dwight Howard también hizo un buen trabajo con 14 unidades y 12 rebotes mientras que el argentino Pablo Prigioni registró 3 puntos, 1 robo y una asistencia en 16 minutos de cancha.

Por el lado del Golden que cayó luego de 6 partidos, el MVP Stephen Curry sufrió una dura caída cuando quiso bloquear a Trevor Ariza en el segundo cuarto y por eso regresó en el último periodo anotando 23 puntos y 4 asistencias, números bajos para él. El goleador fue Klay Thompson con 24 unidades y los 21 del alero Draymond Green que además sumó 15 rebotes.

El quinto partido será en el Oracle Arena de California el miércoles, y el equipo de Steve Kerr intentara llegar a su cuarta final en la historia, en busca de su cuarto anillo algo que no sucede desde 1975.