El Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro Granados estimó que son unas 600 familias las que ocupan el predio. Se trata de «gente que vive en el mismo barrio», dijo en radio Mitre. Y explicó que la situación de ocupación se originó a partir de «un vivo que quiso perjudicar a alguien y que hizo correr la voz de que se podían tomar esos terrenos».

En tanto, miembros de la Infantería llegaron al lugar de 60 hectáreas que fue tomado y derivó en fuertes cruces entre el actual intendente, Raúl Othacehé y el electo jefe comunal Gustavo Menéndez, así como la toma de posición de la gobernadora bonaerense a partir del próximo 10 de diciembre, María Eugenia Vidal.

Los uniformados se ubicaron en uno de los laterales del predio, en el que se fueron levantando en el último tiempo varias casas precarias, aunque algunos de los ocupantes comenzaron a abandonar el lugar.