El diputado nacional oficialista Martín Insaurralde confirmó hoy que la semana próxima reasumirá su cargo como intendente de Lomas de Zamora. Ratificó su renuncia a legislador para volver «la semana que viene» a su municipio, del que se había alejado tras pedir una licencia para ocupar un escaño en el Congreso Nacional.

En declaraciones a radio La Red, el político evitó polemizar con su par kirchnerista Carlos Kunkel, que hoy insistió en acusarlo de haber tenido «solo tiempo para cobrar la dieta pero no para trabajar»: «que diga lo que quiera decir. He presentado los proyectos de ley armas cero, el régimen penal juvenil, entre otros, y ninguno fue tratado. Creo que desde la gestión, de estar cotidianamente con mis pares, los intendentes, somos el motor, el primer mostrador del Estado para cambiar la realidad de la gente. Soy un hombre que quiere transformar la realidad de la gente».

El gesto de Insaurralde parecería ser el primer paso hacia un acercamiento con el Frente Renovador de Sergio Massa. El «trabajo con los intendentes» fue el mismo camino lingüístico que utilizó el otrora intendente de Tigre cuando anunció que dejaba el Frente para la Victoria para plantear una alternativa opositora. Insaurralde y Massa compitieron en las urnas en 2013, pero nunca negaron su amistad.