El creador: James Roberts, un joven británico ganador del premio internacional de ingeniería James Dyson 2014. Su brillante idea se encuentra orientada al tratamiento de bebés prematuros.

La incubadora, llamada Mom, fue parte de un proyecto del final de la carrera del joven Roberts inspirado en un documental de la BBC. James explicó que: “Estaba viendo un programa sobre refugiados sirios y había un segmento sobre el gran número de muertes de bebés prematuros a causa de las presiones de la guerra y específicamente mencionaban la falta de incubadoras que hay allí y de la infraestructura necesarias para mantenerlas”. Sin dudarlo, pensó que “tenía que haber una manera de resolverlo”.

El diseño está pensado para ser enviadas en cajas que ocupan poco espacio físico y para ser armadas directamente en el lugar de destino. Roberts incluyó en su creación una plancha de plástico que tienen paneles transparentes a sus costados, los cuales se inflan de manera manual y luego se calientan a través de un elemento cerámico. Además James aclaró que “una vez abierta no se puede cerrar sobre el niño y mantiene su forma”.

Por otro lado, una computadora Arduino, de código abierto, se utiliza para mantener la temperatura, controlar la humidificación, manejar la alarma de sonido y operar la lámpara de fototerapia. La incubadora inflable está diseñada para consumir un mínimo de energía y pueden funcionar con la batería de un auto durante 24 horas, cuando no hay electricidad. Cabe destacar, que la incubadora puede volver a utilizarse realizando una esterilización adecuada.

James Roberts se graduó recientemente de la universidad inglesa de Loughborough y espera que su invento se utilice en los países en desarrollo principalmente. Es importante saber que las nuevas incubadoras Mom, son mucho más económicas que las tradicionales incubadoras. Con el premio obtenido, el joven continuará trabajando en el proyecto y espera poder sacar al mercado para el 2017.