El vocero de la Armada, Enrique Balbi, dio un nuevo parte sobre la búsqueda del submarino ARA San Juan, del cual se sabe que sufrió una explosión y buscan intensamente en el fondo del mar.

«Tenemos que encontrar el submarino». «Me gustaría brindarles noticias más precisas en este punto, pero hay que ser prudentes por respeto a los familiares y a la verdad», explicó Balbi.

«La mejor tecnología en cuanto a rescate de submarinos la tiene Estados Unidos». «Primero hay que localizar el submarino para saber a qué profundidad está». «En ningún lado dice explosión menor».

«Podemos cometer errores y si puede ocurrir el día de mañana algo parecido en la comunicación a los familiares, la Armada no va a dudar en pedir disculpas pero lo fundamental es enfocarnos en la localización del submarino y, obviamente las familias».

«Lo que estamos realizando es lo más profesional que podemos hacer en los procesos operativos en este tipo de búsqueda».

Por otra parte, el vocero de la Armada aseguró que «desde el fin de semana hubo un Gabinete de crisis. No hemos vulnerado ninguno de los protocolos».

El presidente Mauricio Macri esperaría que se encuentre el submarino ARA San Juan y se estudien las posibilidades de rescate para después avanzar con la remoción de la cúpula de la Armada Argentina.

La molestia en Casa Rosada con el manejo de la emergencia y la tensión son altas, tanto así que el Ministerio de Defensa ya habría avanzado con varios sumarios, aunque el Presidente aún duda en reemplazar a Srur por otro almirante, o directamente intervenir a la Armada designando a un secretario naval para demostrar su malestar político y personal.

El punto culmine fue la gestión que realizó el embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, el cual confirmó a través de un organismo de Naciones Unidas la explosión que la Armada no supo detectar. Se trató de una gestión netamente política que demostró la inoperancia de los altos mandos de la institución en una situación de emergencia.

A eso se suman las gestiones que hizo el mismo presidente para conseguir ayuda mientras en la Armada le intentaban bajar el perfil a la situación. La molestia del presidente también se habría generado por la forma en que la institución manejó la información y la contención a los familiares, los que literalmente estallaron en bronca cuando les confirmaron la explosión en la zona de búsqueda de la embarcación.

Según informa La Nación, Macri inició ya 40 sumarios para deslindar responsabilidades en la Armada por la pérdida del submarino, una decisión a la que seguramente seguirá el relevo del jefe de la Armada, almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur, y de toda la cúpula naval.