En estado maduro,  su consistencia recuerda a la pechuga de pollo y puede comerse como bife, hamburguesa o en currys. La jaca tiene un sabor bien dulce y es un ingrediente atractivo para cualquier ensalada de fruta.

La jaca es una fruta versátil y rica en minerales. Está considerada como el nuevo reemplazo de la carne en la cocina vegetariana. Cuando no está madura, su consistencia recuerda a la pechuga de pollo y sabe bien como bife hamburguesa o en currys. Tiene un sabor  dulce y frío y forma un ingrediente atractivo para cualquier ensalada de fruta.

Cuando está madura, la jaca cede levemente al apretarla un poco. Antes de cortar la jaca por la mitad, hay que engrasar el cuchillo con algo de aceite. De esta forma, se pueden sacar las pequeñas frutas individuales que contiene cada fruta y pelarlas. Una vez trozada, hay que guardar la fruta envuelta en folio en la heladera.

 La  jaca se consigue en tiendas especializadas en productos de Asia. Allí se la ofrece incluso ya cortada en latas.