La organización encabezada por Milagros Sala, junto a otras agrupaciones sociales, decidió terminar con los 50 días de protesta frente a la gobernación jujeña.

“En asamblea junto con los compañeros hemos decidido levantar el acampe como un gesto de apertura y en busca del diálogo que venimos planteando desde el primer día en que nos instalamos en Plaza Belgrano”, comunicó la representante de la Tupac Amarú, Patricia Jaldín, frente a la prensa.

La agrupación que lidera Milagros Sala, puesta bajo custodia por “fraude a la administración pública, asociación ilícita y extorsión”, llevaba una larga protesta desde el 14 de diciembre cuando la propia dirigente reclamaba, junto con la llamada “Red de Organizaciones Sociales” por las nuevas políticas del gobierno de la provincia.

El acampe en Plaza de Mayo aún continúa, y se espera la llegada de más integrantes de la Tupac Amaru, para seguir protestando contra el gobierno nacional.