Gils Carbó analiza con su círculo más cercano cómo cubrir la vacante de Alberto Nisman, y entre ellos gana fuerza la idea de que no sea un fiscal, sino un grupo de fiscales los que asuman la investigación del caso AMIA.

Por el momento, Gils Carbó nombró como subrogante al fiscal Alberto Gentili, que era quien solía cubrir a Nisman durante las vacaciones. La designación de Gentili, un funcionario de bajo perfil y sin filiación política conocida, es hasta el 31 de este mes.