El despido de Carlos Bianchi como técnico de Boca, abrió el debate sobre la responsabilidad del virrey en el bajo rendimiento del equipo. Pero ¿qué tan malo fue su último ciclo en el club?

La salida de un entrenador siempre es sinónimo de debate, y más si no fue él quien tomó la decisión de dar un paso al costado.  En Boca, hacía mucho tiempo que se  hablaba de un cambio, los malos resultados y el mal funcionamiento del equipo llevaron a que cada vez sonará más fuerte la idea de poner a otro al mando. La última derrota contra Atlético de Rafaela fue lo que detonó todo y causó lo que hoy ya es noticia.

Aunque muchos hinchas no estén conformes, otros creen que fue necesaria la elección de Daniel Angelici, presidente de la Institución,  y otros dirigentes de echar al DT.

Bianchi había asumido en el club, para dar comienzo a su tercer ciclo, en enero del 2013 luego de la salida de Julio Falcioni. Su mejor performance había sido en el Torneo Final de este año, cuando fue subcampeón de River. Además de no lograr un campeonato las estadísticas no lo ayudaron. Los números concretos del entrenador en 74 partidos oficiales fueron: 26 ganados, 22 empatados y 26 perdidos.

Si se agregan partidos amistosos, su equipo sufrió más derrotas que victorias. Lo mismo ocurrió con su clásico rival: de 10 encuentros disputados logró ganar solo uno.

Con un 45% de efectividad al técnico no le alcanzó para ganar la confianza de Angelici, para poder demostrar que es capaz de revertir la situación. ¿Qué será del virrey?

Daiana Malaponte.