La selección de rugby no supo aguantar la ventaja de doce puntos y la diferencia favorable a siete minutos del final frente a los Springboks, y terminaron cayendo por 33-31 en Salta por la segunda fecha del Rugby Championship. Después de una semana de descanso se prepararán para la gira por Oceanía.

Los albicelestes entraron tan ofensivos como la semana pasada en Pretoria, pero esta vez encontrándose con un equipo visitante mucho más flojo y que le hizo sencillo la obtención del terreno. A los tres minutos Nicolás Sánchez anotó el primer penal, pero desde la salida los sudafricanos se encerraron en las 22 contrarias y forzaron el penal que Handre Pollard cambió por el empate en el décimo minuto.

Los verdes no fallaron ningún penal en toda la tarde, tanto cuando le tocó patear a Pollard (once puntos) como a Morne Steyn (siete). Argentina también fue efectiva en el sentido en que cada vez que entró a los últimos metros forzó un penal o se fue con puntos, pero dos veces Sánchez falló patadas que en el final terminaron valiendo mucho.

A los doce minutos anotó un penal Juan Martín Hernández, pero diez más tarde volvió a empatar Pollard. Hasta que Manuel Montero apareció sobe la izquierda para apoyar el primer try de los Pumas en esta tercera edición del torneo luego de siete fases; después Sánchez no falló la conversión. Pero la última parte fue fatal para los argentinos porque Pollard descontó con un penal, y una patada de toda la cancha cuando Argentina presionaba dejó a Bryan Habana solo dentro del in-goal, para que el marcador a la hora del entretiempo quedara 16-13 posterior a la conversión.

El segundo tiempo tuvo un arranque soñado, con quince puntos de los Pumas a los 55 minutos: a los seis apoyó Tomás Cubelli luego de seis fases y convirtió Sánchez, a los diez fue Joaquín Tuculet el que llegó al lado del banderín, y a los quince Sánchez pateó frente a los palos para dejar el 28-16 que parecía que era la primera victoria de Argentina en la historia de la competencia y la primera ante este rival.

Pero los Springboks se despertaron y Cornall Hendricks junto con Morne Steyn dejaron la diferencia de cinco puntos, a los 59 minutos. A los 68 Sánchez falló un drop, y a eso le siguió el try de Marcell Coertzee que, posterior a la conversión de Steyn, significó que Sudáfrica volvía a estar al frente.

Ahí los de Daniel Hourcade fueron y en el primer penal que tuvieron se animaron, por más que era detrás de mitad de cancha, y Marcelo Bosch dejó a los Pumas ganando por uno , a siete minutos del final. Pero a los 76 le regalaron un penal a Steyn para el 33-31 final, y aunque con el tiempo cumplido los argentinos jugaron en el campo rival y tuvieron un scrum, no se animaron al drop y con un mal pase de Juan Martín Hernández se cerró la derrota argentina.

Más temprano los All Blacks habían aplastado a los Wallabies por 51-20, dejando atrás las críticas luego del empate en 12, y lideran la tabla con siete puntos. Los sudafricanos tiene cuatro, seguidos por Australia con dos y Argentina con uno, que sumó un punto por la derrota de hoy al perder por menos de siete puntos.

El seis de septiembre los Pumas irán a Napier para enfrentar a los All Blacks en la madrugada, y el 13 será el partido ante los Wallabies en Gold Coast. Los últimos partidos serán el 27 en La Plata contra los neozelandeses y el cuatro de octubre contra los australianos en Mendoza.