El correntino aún no se ha recuperado de las seis horas y 42 minutos que jugó el domingo en el cuarto punto de la Copa Davis ante Brasil, por lo que no confía llegar físicamente al debut en la segunda ronda el fin de semana.

«Cómo nos van a dejar jugar tanto tiempo adentro de una cancha de tenis. ¿Por qué no juegan los dirigentes de una buena vez?”, le dijo el número 29 del mundo a ESPN. “Ellos tienen que saber que hay un humano antes que un deportista. El cuerpo nos duele a nosotros, no a ellos”.

Tras ese duelo en el intenso calor de Tecnópolis, Leo sufrió lesiones en el empeine de ambos pies y debió recibir suero en una ambulancia ante la deshidratación, al igual que su rival Joao Souza (26°), quien luego no se presentó en el Challenger de Santiago.

El 24° preclasificado obtuvo en el cemento de Sídney su mejor resultado en ocho meses al llegar a semifinales. El año pasado tampoco participó del primer Masters 1000 de la temporada, mientras que en 2013 – en su tercera participación – tuvo su mejor resultado al llegar a la tercera fase.

Quien ocupe su lugar aguardará por Jack Sock (58°) o Yen-Hsun Lu (59°). De esta forma solo habrá tres argentinos en la competencia: Juan Mónaco (48°) vs. Teymuraz Gabashvili (78°), Diego Schwartzman (63°) vs. Jerzy Janowicz (51°) y Federico Delbonis (79°) vs. Dusan Lajobic (71°).