El senador Gerardo Morales (UCR) fue amenazado de muerte en la ciudad de San Salvador de Jujuy, por el grupo Tupac Amarú, liderado por Milagro Sala.

El lugar donde estaba fue empapelado por volantes impresos que aparecieron en el comité provincial de la Unión Cívica Radical, en el Instituto de Políticas Públicas que depende de ese partido, en el Concejo Deliberante y en la municipalidad local, que es conducida por el radicalismo.

Morales explicó que esta tarde hará una denuncia penal por amenazas. Las primeras imágenes de la cámara de seguridad de la sede partidaria indican -según explicó- que los volantes fueron arrojados por dos personas con la cara tapada que se transportaban en un auto marca Fiat.

«Quiero que se sepa la verdad; quiero que se investigue. Me parece grave que se utilice la muerte de Nisman para concretar una amenaza y si es una joda, peor; no se juega con eso», reclamó.