Qué pasa con esas naciones sin estado que hoy están en el mundo en busca de un espacio que les ha sido negado?

Hoy en día nos encontramos con un mundo convulsionado en todos los sentidos ya sea de orden político, social, económico, cultural etc. y no es para menos cuando en todas estas realidades el elemento que converge es la cuestión del poder, un concepto sociológico definido por el cientísta social Max Weber como la capacidad o posibilidad existente en una relación social que le permite a un individuo cumplir su propia voluntad.

Si… en el mundo actual y en el de siempre, alguien quiere estar arriba y alguien tiene que estar abajo, sin importar pasar por encima de los derechos políticos básicos que tiene una sociedad con ciertos rasgos identitarios compartidos como una lengua, historia y cultura con el fin de autogobernarse y conformar un Estado Nación con todo lo que ello implica, principalmente tener un territorio físico y espacial donde ejercer esa gobernabilidad.

Para no ir más lejos… que pasa con Palestina? Un pueblo que está siendo atacado una y otra vez por los israelíes mientras que sus líderes luchan por el poder a la pequeña oportunidad con estatus de “Estado observador no miembro” en la Asamblea de las Naciones Unidas y miembro de pleno derecho en la UNESCO, se trata de más de doce millones de personas que están luchando por un territorio que les viene siendo negado desde tiempos bíblicos…una tierra prometida que parece nunca llegar.

Lo cierto es que en estos juegos de poder nadie quiere estar abajo y en el cual como siempre se ha dicho que “el fin justifica los medios” los gobiernos centrales se valen de variadas estrategias de negación y represión para intentar homogeneizar a poblaciones enteras con el fin de no perder el control sobre ellos, cegados en las irracionales lógicas del poder que se anteponen a la humanidad de un individuo.

Andrea Imbachi