Familiares de víctimas de situaciones de inseguridad convocaron a la población a participar de la marcha «Para que no te pase», que se realizará frente al Congreso Nacional para reclamar «más seguridad y menos impunidad».

Entre los organizadores de la marcha, que comenzará a las 18, están Jimena Aduriz, madre de Ángeles Rawson; Matías Bagnato, cuya familia fue asesinada; María Luján Rey, mamá de Lucas Menghini, que murió en la tragedia de Once, y los familiares de las víctimas de Cromañón.

No se trata de una marcha contra el Gobierno. Es una convocatoria para exigir prevención y control, un registro de víctimas y asistencia integral para las víctimas. Como sucedió con Juan Carlos Blumberg hace 12 años y medio, el único pedido que hacen es que todos los asistentes vayan sin banderías políticas.

«Soñamos con que no sólo seamos familiares de víctimas. Confiamos que se va sumar el ciudadano común. Nuestra intención es que no haya más familias destruidas. Queremos que para los tres poderes del Estado este problema esté en la agenda pública. Escuchamos millones de anuncios y promesas, ahora queremos respuestas concretas. Pedimos prevenir muertes», afirmó a LA NACION Matías Bagnato, sobreviviente de la llamada Masacre de Flores, ocurrida en 1994 cuando Fructuoso Álvarez González incendió su casa y mató a sus padres, sus hermanos y un amigo.

Entre los organizadores además de Bagnato, están Gladys Cabezas, la hermana del reportero gráfico José Luis Cabezas, asesinado en 2005; Carolina Piparo, víctima de una violenta salidera bancaria en La Plata que obligó a que le hicieran una cesárea de urgencia donde nació su bebe Isidro, que murió una semana después; Nilda Gómez, madre de una de las 194 víctimas de República Cromagnon; María Luján Rey, que perdió a su hijo Lucas Menghini en la denominada tragedia de Once; Jimena Aduriz, mamá de Ángeles Rawson, la adolescente asesinada por el portero Jorge Mangeri; Viviam Perrone, cuyo hijo Kevin Sedano fue arrollado por un automovilista en la avenida del Libertador, en Vicente López; Roberto Almeida, esposo de Ana María Domínguez, mujer fallecida en un hecho de femicidio en 2000, y María Ester Radiminski, cuyo hijo, Alex Ayala, fue asesinado para robarle el auto, entre otros.