La leyenda urbana que más impacta a los fanáticos de los Beatles podría volverse realidad, si se confirman los datos aportados por Wikileaks, ¿Paul, muerto?

Si de éxitos hablamos, no podemos remitirnos a un mejor ejemplo que los Beatles. La banda más emblemática del Rock y una de las más populares de todo el planeta. Es por eso que cualquier noticia al respecto puede causar revuelo en los millones de fans que han cosechado a lo largo de ya medio siglo de música.

De cuatro integrantes originarios, dos habían fallecido hace ya un largo tiempo atrás. John Lennon, con toda su impronta y mística, fue asesinado en el recordado Hotel Dakota en 1980, cuando un presunto fanático disparó a quemarropa al compositor de varios éxitos de la banda como «Let it be» y «Penny Lane». En el 2001, George Harrison fallece tras un doloroso trance, peleando contra un cáncer de pulmón. El autor de canciones como «While my guitar gently weeps» y «Here comes the sun», pasaba también a la eternidad.

Sin embargo, Wikileaks; reconocida por su infinita capacidad para averiguar y almacenar información (algo así como una central de inteligencia), difundió documentos que apoyarían la extravagante teoría de que Paul McCartney habría muerto un 9 de Noviembre de 1966. Según los datos proporcionados por la fuente de Wikileaks, un acta de defunción cuya fecha y nombre coincide con la leyenda urbana.

La noticia se convirtió en algo viral a través de las redes, y hasta se ha hablado de un supuesto video en el cual John Lennon lamenta la muerte de su compañero ante una cámara de la BBC. La leyenda sobre la muerte de Paul McCartney sostiene la hipótesis de que, tras una pelea en las grabaciones del disco «Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band», el Lead Singer de los Beatles abandonó los estudios de Abbey Road, furioso con sus compañeros y fue arrollado por un camión en una calle de Londres. La teoría concluye con que los productores ejecutivos de los Beatles se encargaron de enterrar en lo más profundo el hecho, con el afán de salvaguardar los intereses de su bolsillo. Todo esto, debido al increíble momento que atravesaba la banda en aquella época. Es por eso que para cubrir la muerte de

Paul, se contrató a un bajista cuyo parecido con el Beatle era asombroso.
Aunque con los nuevos datos, el mito tome fuerza. Los productores de la banda aseguran que la hipótesis es incongruente con la fecha oficial de inicio de grabación del disco, que fue el 20 de Noviembre del mismo año. Es por eso que hasta el momento, el debate y la duda continúan.