El equipo de Gallardo parecía que tenía los 3 puntos en el bolsillo, pero Juan Aurich logró empatarlo en la mitad del segundo tiempo.

El murmullo que se generó en la semana sobre el césped sintético del estadio del conjunto peruano se hizo cierto. Era difícil de dominar la pelota, muy complicada de hacerla rodar sin que de un sobresalto, y en cada pelotazo se elevaba más de lo normal. Bajo este panorama se tuvo que acostumbrar River. Al principio le costó más de lo normal. Pasado aproximadamente el primer cuarto de juego, el equipo de Gallardo se afianzó y comenzó a dominar el partido. De esta manera llega el gol del colombiano Balanta; tiro libre ejecutado por Pisculichi, la baja Maidana de cabeza y lo liquida el central izquierdo con otro cabezazo dirigido hacia el poste izquierdo del arquero.

Pasados los minutos, River seguía manteniendo la posesión del balón, poco podía hacer Juan Aurich, se comenzaba a ver mas notoria la diferencia de nivel. El conjunto argentino tuvo bastantes llegadas, sin embargo no pudieron concretarse.

En el segundo tiempo, a los 66’, tras una desprolijidad en el fondo millonario, Tejada aprovecha y convierte el gol del empate.

El equipo de la banda roja pareció despertarse e intentó llegar y presionar más al contrincante pero no tuvo resultados. En el segundo tiempo ingresaron con mucha agilidad y vértigo en el ataque el uruguayo Mayada y el Pity Martinez, que intentó, sin éxito, el gol, probando desde afuera del área. Mas adelante ingresó Cavenagui, que poco pudo hacer.

Tras un mal arbitraje del paraguayo Quintana, el partido finalizó 1 a 1, y el conjunto riverplatense se mantiene último en el grupo con solo 2 puntos.