Con reservas de libre disponibilidad, a través del decreto 1311, se canceló por esa vía la totalidad de los vencimientos con organismos internacionales como el BID, el Banco Mundial y el Fonpla.

Estos organismos ayudan a financiar obras nacionales relacionadas a la construcción, salud y sociedad, y ayudan a disminuir el endeudamiento público a la hora de realizarlas.

En el decreto, con firma de Cristina Fernandes de Kirchner y el ministro Axel Kicillof, vuelve a reafirmar que por ley se pueden utilizar reservas para el pago de deuda externa, cuestión que fue sumamente criticada y debatida por distintos sectores en su momento, cuando se dictaminó la ley que lo permite.