Tras una larga sesión con quince horas de debate en la Cámara de Diputados, se convirtió en ley el proyecto del Poder Ejecutivo que establece el pago de la deuda a bonistas con títulos reestructurados de forma soberana – es decir – en suelo argentino.

De esta forma los bonistas que ingresaron al canje podrán cobrar el dinero que el Estado argentino procedió a intentar abonarles, pese al bloqueo que había realizado el juez neoyorquino Thomas Griesa en el marco del conflicto con los “fondos buitre”.

La votación culminó con 134 votos positivos por parte del oficialismo,  sus aliados y la suma de 3 votos opositores.

La oposición por su parte ejerció 99 votos en contra y 5 abstenciones.

Jessica Martinez