Francia estaría evaluando una hipotética venta de la ilustre obra por mil millones de dólares.

Parece ser que algún tipo de intervención divina o los azares del destino decidieron que debido a la crisis que golpea a Europa, Francia debería desprenderse de la famosísima obra de Leonardo Da Vinci para poder pagar parte de su deuda.

La Gioconda, como también le dicen, fue adquirida por el rey Francisco I en el siglo XVI, tras la muerte de Da Vinci, y actualmente se exhibe en el Museo de Louvre, en París.

Sin embargo, la dichosa obra de arte podría convertirse en la solución del estado francés para terminar con su deuda. Esto se debe a que el valor en que fue tasada la Mona Lisa es casi equivalente al costo de la deuda total de Francia. Por consiguiente, la venta podría terminar salvaguardando muchos intereses económicos de la nación.

A pesar de que la maniobra parece ser muy sencilla, Francia tiene terminantemente prohibido vender arte público. Por lo cual, se encuentra en una situación confusa y paradigmática. En caso de que una venta se concrete, podríamos estar hablando de uno de los hitos máximos de la historia del arte.

Julián Groppo