El Gobierno nacional buscará cerrar agosto con una batería de anuncios de crecimiento económico, que incluyen aumentos en la actividad de la construcción, producción industrial y en el consumo.

Los anuncios comenzarán el último día del mes, cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos difunda  el Estimador Mensual Industrial (EMI), que cerró el primer semestre con un balance neutro, luego de haber perdido casi un 5 por ciento durante el 2017. También dará el Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC), en el que se espera que se informe importantes avances.

A estos datos se le sumará el viernes 1º de setiembre la recaudación impositiva de agosto, que recogerá principalmente la expansión que se registró durante julio, mes en la que aumentó un 31,8 por ciento, y superó la inflación acumulada durante el período de medición.

Según estudios privados difundidos la última semana, la producción industrial subió 4,5% interanual en julio y acumuló un incremento de 0,8% en lo que va del año.

Un trabajo de la Fundación FIEL anticipó que la actividad industrial creció durante julio el 5,4 por ciento respecto a igual mes del año pasado, impulsada principalmente por la producción de minerales y metales vinculados a la construcción.

Con esta suba, el indicador acumuló una suba intermensual de diez meses consecutivos, con un alza acumulada del 8,7 por ciento, ligeramente inferior a la recuperación registrada en 1980, con 8,9 por ciento.

En tanto, para la consultora de Orlando Ferreres la mejora industrial fue de 4,5 por ciento, también con incidencia favorable de la elaboración de productos para la construcción.

En ese sentido, el economista puntualizó que «las metálicas básicas reflejaron el mejor desempeño en el séptimo mes del año, tras marcar una variación interanual del orden de 17,7%, a raíz del aumento evidenciado por los laminados calientes que avanzaron 35,2%».

También se espera que la construcción siga aumentando su actividad, que en julio registró un incremento de 17%. Cabe remarcar que cuando se evalúa la construcción en conjunto, la mayor tracción proviene de los planes de obra pública que se están ejecutando.

Respecto de la recaudación tributaria, cuando aún restan cuatro días hábiles, apunta a superar los 200 mil millones de pesos.

Entre los impuestos de mayor empuje aparecería el IVA que sería reflejo del alza del consumo que se verificó durante julio.