«Serás lo que debas ser o no serás nada»

«Serás lo que debas ser o no serás nada»

El bonaerense Victor «Tyson del Abasto» Ramírez (90.450) conquistó el título Mundial Crucero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) Interino, al vencer en decisión unánime a doce rounds, al inglés Ola «Kryptonita» Afolabi (90.150). En una pelea llevada adelante el viernes por la noche, en el Villa La Ñata Sporting Club, Benavídez, Buenos Aires.

Después de aquel año lleno de oscuridad en la vida de Victor Ramírez, en el cuál no figuraba como un púgil renombrado, e incluso perdió su corona mundial crucero de la Organización (OMB) Interino. La misma había sido conseguida tras ganarle por nocaut técnico al ruso Alexander Alexeevm, aunque no logró sostenerlo mucho tiempo, ya que Marco «El Capitán» Huck le arrebato el galardón al argentino en su segunda defensa.

Ramírez, tuvo una nueva gran oportunidad en su vida profesional. “Estoy mucho más maduro, mejor entrenado y sé que es el último tren, me voy a subir como sea», expresó el campeón en Boxeo de Campeones; antes de competir.

El inglés Ola Afolabi era quién visitaba nuestro país y exponía su cinturón ante un «hambriento» Ramírez, el europeo llegó como favorito. Sin embargo, arriba del ring no existen antecedentes y muchas veces la técnica o clase en el estilo no influyen en nada, dentro de los resultados finales.

Victor, desde el amanecer de la contienda, parecía que tumbaba al británico en cualquier momento, pasaban los asaltos, precisamente el quinto, y todo era para él. Cauteloso y experimentado, el ex monarca aumentó su potencia luego de la sexta vuelta, emparejando un poco las tarjetas.

Afolabi comenzó a perder el combate debido a sus golpes bajos, efectuados en reiteradas situaciones, a tal punto que a falta de un par de vueltas, el árbitro estadounidense Peter Podgorski tomó con firmeza la determinación de descontarle dos unidades en el global de «Kryptonita» .

La «garra y corazón» en el «Tyson del Abasto» Ramírez fueron lo más contundente del duelo, a falta de boxeo pudo triunfar con «amor propio» y despedirse de su gente con el gritó de «Argentina… Argentina… Argentina», por supuesto que con el título en una sus manos y la bandera nacional en la otra. En cuanto a las tarjetas, dos jueces decretaron 115-111, mientras que el tercero computó 116-111. (Foto: losandes.com.ar).