La número uno del mundo por tercera ocasión consecutiva levantó el trofeo del abierto de los Estados Unidos, esta vez al vapulear a Caroline Wozniacki por 6-3 y 6-3 luego de una hora y cuarto, y así llegar a 18 Grand Slam y cinco US Open.

El partido tenía varios condimentos que lo hacían especial, más allá que estas dos son muy buenas amigas y que la danesa podía quedarse con su primer torneo grande. Es que la estadounidense con esta corona igualó a Chris Evert y Marina Navratilova en cantidad de consagraciones en torneo de esta categoría, y quedó a cuatro de Steffi Graf.

El primer set tuvo un comienzo extraño, porque después del primer juego en donde Williams mantuvo su servicio le sucedieron cinco quiebres, lo que quiere decir que la número once del mundo solo una vez pudo mantener su servicio. Para colmo en el primer juego del siguiente capítulo también volvió a sufrir la rotura, y jamás pudo recuperarse al no tener más break points, mientras en el último juego vio como la local quebró nuevamente y celebró una vez más.

Los número muestran que la campeona en 1999, 2002, 2008, 2012 y 2013 – que había perdido las finales de 2001 y 2011 – finalizó con 29 tiros ganadores frente a cuatro de la subcampeona de 2009. Además la campeona tuvo siete aces contra tres, y aunque tuvo 53% de efectividad con el saque, solo perdió seis puntos con su primer servicio.

Desde la derrota en la definición de 2001 con Samantha Stosur que Serena no pierde una final de Grand Slam, con festejos entre tanto en Wimbledon 2012, Roland Garros 2013 y los últimos tres años en Nueva York. Este año había perdido en la cuarta instancia en Melbourne, en la segunda en Paris y en la tercera en Londres. Este es su sexto título en la temporada tras lo hecho en Brisbane, Miami, Roma, Stanford y Cincinnati.

La nacida en Odensa, ex número uno del mundo en 2010 que este año solo jugó la final que ganó en Estambul, subirá dos puestos en el ranking luego de haber perdido en la cuarta ronda el año pasado, y regresará al Top Ten por primera vez en la temporada.

Mañana será la final masculina entre Kei Nishikori (11º) y Marin Cilic (16º), ambos en su primera final de Grand Slam. 5-2 está el historial a favor del nipón, quien ganó los últimos tres enfrentamientos. Hoy además fue la final del dobles masculino, en donde los hermanos Bob y Mike Bryan consiguieron su centésimo trofeo (15 de Grand Slam) al ganarle a los españoles Marc López y Marcel Granollers por 6-3 y 6-4.