La Autoridad de Turismo de Tailandia prepara una campaña para atraer más visitantes extranjeros en la que ofrecerá como reclamo la ley marcial, vigente en el país desde hace más de cuatro meses por protestas antigubernamentales, según informó ayer la prensa local.

 La campaña, que se llamará «24 horas disfrutando de Tailandia», se basará en la supuesta mejora de la seguridad que supone para los turistas esta estricta normativa, que prevé detenciones sin orden judicial, juicios en tribunales militares y prohíbe las manifestaciones públicas.

«Queremos que los turistas tengan la confianza de que pueden viajar por Tailandia de día y de noche con seguridad en todo momento», dijo el gobernador del organismo, Thawatchai Arunyik, en declaraciones recogidas por el portal «Khaosod».

El turismo se ha visto golpeado en las últimas semanas el asesinato de dos jóvenes británicos en una playa de la isla de Tao, en el Golfo de Tailandia. El caso ha levantado una fuerte controversia por las irregularidades en la investigación policial que culminó con la detención de dos inmigrantes birmanos, quienes denunciaron maltratos en la comisaría antes de confesar la autoría del crimen.

Tras este caso, las autoridades británicas han elevado la alerta de viaje a Tailandia por los numerosos casos de asalto, robo, violencia sexual y estafa de que han sido víctimas turistas británicos y occidentales. Sin duda, un golpe para el sector turístico tailandés, que representa el 7 por ciento de la economía del país.