Raimundo Segundo Tevez (52), el padre del delantero de la Juventus de Italia, reconoció una voz al ser reproducida por un programa de televisión que se refería a una organización que aparentemente actúa en la zona oeste del conurbano.

Según los voceros, se trata de una escucha telefónica grabada en el marco de otra causa por secuestro extorsivo, en la que aparece una voz que para Tévez padre es la de uno de sus captores.

Los dichos de la víctima fueron incorporados al expediente que instruye el fiscal federal Federico Delgado a través de una declaración testimonial que se llevó a cabo horas después de la liberación, por lo que ahora los pesquisas siguen esa pista, dijeron los informantes.

Otra de las líneas investigativas que siguen los pesquisas es un rastro hallado en uno de los dos vehículos involucrados en el hecho: el Volkswagen Passat CC blanco de los captores y la camioneta Dodge Journey color negra de la víctima.

Los peritos analizaban esa huella en procura de identificar a quien corresponde, agregaron los voceros.

Además, los pesquisas realizaban una serie de entrecruzamientos de llamados de distintas líneas de teléfonos celulares que se activaron en la zona donde se produjeron los hechos en busca de más pistas sobre los secuestradores.

Recordemos que Segundo Tévez fue secuestrado cerca de las 7 del martes, cuando circulaba en su camioneta por la Autopista del Oeste hacia su trabajo como maestro mayor de obras y tomó por la calle Dolores Prats, a la altura de Morón.

A unas cuadras de esa autovía, en la intersección de Sullivan y Acosta, al menos tres asaltantes armados le cruzaron un el Passat, lo obligaron a bajarse y le robaron la camioneta, el dinero que llevaba y los documentos.

Tévez caminó por Acosta en busca de una remisería y al llegar a Padre Vanini, a una cuadra de distancia, los ladrones, que habían leído el apellido en la cédula verde de la camioneta y se dieron cuenta que era padre del futbolista, volvieron a capturarlo.

Los delincuentes obligaron al hombre a subirse a la Dodge Journey y comenzaron a transitar por distintos lugares del conurbano bonaerense mientras llamaban por teléfono a la casa de otro de sus hijos, en el barrio porteño de Villa Devoto.

Luego, los secuestradores pasaron a Tévez al Passat y dieron varias vueltas por la Capital Federal, hasta que lo liberaron a seis horas de su captura luego de que un familiar pagó 400.000 pesos de rescate, cerca de las avenidas General Paz y San Martín.

Tras ser liberado cerca del barrio Ejército de los Andes -más conocido como Fuerte Apache-, en Tres de Febrero, Tevez padre viajó en remís hasta la casa de su hijo Diego ubicada en Marcos Paz al 3500, en Villa Devoto, donde declaró ante el fiscal Delgado.

Poco después de la liberación, la Policía halló el Passat de los secuestradores -el cual tenía pedido de secuestro por robo- en Aviador Immelman y De las Margaritas de Ciudad Jardín, también en Tres de Febrero.

En tanto, la camioneta de la víctima fue encontrada ayer, estacionada en la calle Pueyrredón, entre 9 de Julio y Cabildo, cerca de Fuerte Apache.

El caso fue seguido de cerca por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni; al tiempo que el propio «Carlitos» Tévez estuvo a punto de regresar al país aunque finalmente se quedó en Italia tras asegurarse que su padre se encontraba sano y salvo.