No todo es lo que parece: el estado de Nueva Jersey ha quedado estupefacto frente a la noticia de LorettaBurroughs, una aparentemente dulce anciana de 63 años, mató a quien fuera su marido y, posteriormente, lo descuartizó para poder trasladarlo más fácilmente en un bolso de mano. La señora Burroughs fue llevada a juicio por homicidio doloso.

La historia comienza en el año 2007. Es en aquel momento cuando Loretta, angustiada, hace correr el rumor de que su esposo Daniel había huido a Florida con una mujer más joven que ella. Si bien esta situación fue tomada como verdadera por parte de sus conocidos, el hermano de la víctima decidió iniciar una investigación particular sobre el caso.

Tras esta investigación, supuestos hechos de fraude por parte de Loretta salieron a la luz. No obstante, cuando la policía allanó la vivienda de la anciana, la sorpresa fue mayúscula: en el cuarto de invitados, unas cajas contenían en su interior los restos de Daniel, acompañados de perlas aromáticas para disfrazar el mal olor.

Según el testimonio de uno de los oficiales que participó en el operativo, la anciana empalideció completamente cuando la policía arribó al lugar. No era para menos, pues descubrieron que en un bolso de mano se hallaba la cabeza de su marido, la cual, al parecer, había trasladado de un lugar a otro durante estos largos seis años.