El intendente electo de Montevideo, Daniel Martínez, ingeniero de 58 años y ex sindicalista se impuso ayer sobre la candidata del MPP y sus aliados, Lucía Topolansky.

Martínez será el sexto jefe comunal consecutivo del FA en la capital desde que en 1990 ganó el ahora presidente, Tabaré Vázquez.

Como primera señal de gobierno, el intendente electo resolvió caminar cuatro cuadras por el Centro de Montevideo para expresar que su administración recorrerá los barrios.

El nuevo jefe comunal cuidó cada detalle de sus primeros pasos. Dio un discurso sin anuncios, pero sin confrontaciones. En el camino desde su comando –ubicado en Aquiles Lanza y San José– hasta la sede del FA –en Colonia y Ejido– esperó a cruzar la principal avenida cuando la luz verde del semáforo lo indicara.Sobre la hora 21 pasó por primera vez como intendente electo frente al Palacio Municipal. “Con trabajo y honestidad todo se logra”, dijo en ese momento.

En medio de los festejos, Martínez dio otras señales. Anoche en el segundo piso de la sede del FA acordó con la actual intendenta, Ana Olivera, la forma en que implementarán la transición.

Mientras la cumbia de El Gucci sonaba de fondo, Martínez y Olivera hablaron cinco minutos.El nuevo intendente comunicó a Olivera que designó a cinco referentes de su equipo, entre los que están sus suplentes, para ajustar el cambio de la administración con los actuales jerarcas.

Con Martínez, el FA logró recuperar a los desencantados que tuvo en la elección del 2010, cuando el voto en blanco llegó al 13,8% en la capital.