Horacio Verbitsky, en una publicación para Página/12, reveló que el infiltrado en las filas de los protestantes durante la manifestación de Lear del día 30 de julio, se llama Roberto Ángel Galeano, coronel del arma de Caballería.

En las manifestaciones por los despidos de Lear realizadas a fin de julio, se descubrió la presencia en las filas de un infiltrado que se paseaba como uno más entre los trabajadores, luego daba instrucciones y señalaba a los efectivos de la Gendarmería indicando a qué manifestantes detener”. Su función era indicar a qué manifestantes se tenía que detener.

Roberto Ángel Galeano también dirigió la maniobra durante la protesta pacífica en la cual un gendarme (Juan Alberto López Torral) se arrojó sobre el capó de un vehículo que participaba en la marcha, simulando un atentado. Esta maniobra carroñera terminó con la detención del conductor, impuesta por el fiscal Diego Molina Pico; se lo imputó al conductor por “lesiones y atentado a la autoridad”.

Galeano, “el canoso de barba”, fue jefe de Inteligencia del Cuerpo de Ejército de Córdoba, y de Contrainteligencia en la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor General del Ejército.

Francisco Piccini

ARVE Error: no id set