Tomas aéreas de una obra que ya funciona y promete reducir los tiempos de viaje para cerca de 120.000 personas que a diario usan los colectivos, combis y micros de larga distancia que circulan desde y hacia la zona Oeste.