El exministro de Planificación y actual diputado Julio de Vido ingresó poco antes de las 10 al despacho del juez federal Claudio Bonadio, quien lo citó para tomarle declaración indagatoria por la tragedia ferroviaria de Once, ocurrida el 22 de febrero del 2012, que provocó 51 muertos.

El exfuncionario presentó un escrito en el que recusó al juez y pidió la nulidad de su indagatoria.

Bonadio lo quiso indagar al considerarlo sospechoso por la falta de controles que hubo en el sistema ferroviario, lo que derivó en el deterioro de la infraestructura y el estrago.

En su llegada a Tribunales, el actual diputado kirchnerista, esquivó a los familiares de las víctimas de la Tragedia de Once que lo esperaban en la entrada de Comodoro Py.

A su salida, habló con la prensa y dijo que publicará «en redes sociales» el texto completo de su presentación ante Bonadío.