La reconocida aplicación de mensajería instantánea incorporó el cifrado end-to-end a su plataforma. A partir de ahora sólo los participantes de una conversación podrán acceder a los contenidos enviados. El cambio se encuentra activo desde la última actualización.

WhatsApp es uno de los servicios de mensajería instantánea más populares del mundo. Con más de mil millones de usuarios activos, la aplicación con frecuencia ha sido criticada por el bajo nivel de seguridad brindaba.

Sin embargo, la compañía ahora incorporó una novedad que cambia radicalmente el escenario. Incluyó el cifrado end-to-end lo que significa que sólo los participantes de una conversación pueden acceder a los contenidos enviados.

Tanto textos, audios, videos e imágenes son cifrados y sólo se descifran por el/los receptor/es (ya que funciona tanto en chats de dos como en los grupales). De esta forma ni la empresa, ni los atacantes virtuales ni las autoridades estatales tienen forma de ver lo que se está comunicando por este medio.

El cambio se encuentra activo desde la última actualización. Es necesario que todos los participantes la tengan instalada para que entre en vigencia.