Máximo Kirchner, quebró el perfil bajo que lo caracterizaba, se subió al escenario del estadio Argentinos Júniors y arengó por Cristina y por la continuación del modelo kirchnerista.

Tras un breve discurso, referentes de la agrupación que él mismo encabeza -pero que nunca quiso ser una cara visible, hasta hoy- se mostraron conmovidos -ya que no se esperaba que hablara en público- y tras el cierre del discurso muchos ya lo ubican como sucesor de Cristina para las elecciones presidenciales del próximo año. En este sentido, un precandidato K a presidente, Sergio Uribarri, anticipó que Máximo «tiene la obligación de ser protagonista».

El hijo de Néstor Kirchner y Cristina Fernández reclamó hoy a la oposición que «no le tenga miedo a las urnas y a la sociedad» y dijo que «si están tan interesados en terminar con el kirchnerismo, por qué no compiten con Cristina, le ganan y ‘sanseacabó’, y volveremos a la calle a hacer lo que tenemos que hacer que es reconstruir el país».

«Vengo de una familia que se sometió siempre a las urnas, como hizo (el ex presidente) Néstor (Kirchner) en 2009», remarcó Máximo Kirchner al hablar como orador de clausura en el acto de La Cámpora en el barrio porteño de La Paternal.

También sostuvo que «los números (de la economía) tienen que cerrar con la gente adentro, no con la gente afuera, eso lo hace cualquiera».